Inicio | Noticias de Intercesion Educativa | EsperanzaCT Taller De DVCC

EsperanzaCT Taller De DVCC

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

Sonrisas reservadas y risitas nerviosas  puntúan la atmósfera alrededor de la mesa cuando la voluntaria, Ruth Freedman, del la DVCC voluntario Ruth Freedman alentó a las nueve mujeres hispanas de comunicarse en Inglés lo mas que posible. El escenario se produce un taller ESL semanal para clientas DVCC que asisten a grupos de apoyo en español.

Al último, Elena * armó de valor para hablar en Inglés acerca de su agenda apretada. Casi todas las mañanas, ella explicó, levantarse a las 06:30 para alistar a sus hijos para la escuela antes de salir para trabajar como una manicurista / esteticista. Entre los niños,

su trabajo, atender el hogar y a veces asistir a las clases de ESL en la noche, es raro que se acuesta antes de la medianoche.


Rebecca Watson(izquierda) y Ruth Freedman (derecha) con una cliente del DVCC que participa en el taller de ESL
"Pero en invierno, mi trabajo es muy lento", se aventuró. "La gente no se hace las desopilación y tampoco los dedos de los pies"

Freedman aplaudió el soliloquio de Elena, mientras que sus compañeros se rieron y asintieron entendiendo. Despues Freedman llevó al grupo en otra dirección, pidiendo a las mujeres si pensaban que sus familiares, amigos y vecinos entendían la violencia doméstica. Las respuestas fueron variadas.

"Sí, mi hermana y mi hermano y yo entendemos, y tratamos de explicar a nuestros padres", dijo una.

 "No todo el mundo entiende, y ellos no quieren", dijo otro.

 "No", fue una tercera respuesta, concisa.

 "A mi vecino no le interesa. Ella piensa que es normal ", dijo otra mujer.

La conversación continuó, con algunas de las mujeres, mas versadas en Ingles, traduciendo para otras. Rebecca Watson, otra voluntaria y co-maestra de Freedman, también ayudó a traducir para el grupo entero cuando la discusión se volvió demasiada complicada, al igual que el Director DV

CC de Consejería y EsperanzaCT, Doris Urteaga, quien supervisa todos los talleres y grupos de apoyo en español.

Los talleres de ESL en DVCC no se tratan de la conjugación de los verbos o proporcionar una capacidad formal de habilidad lingüística. Más bien, se les dan a las participantes la oportunidad de reunir a sus experiencias con la violencia doméstica y las palabras que necesitan en Inglés para transmitir estas experiencias. Los beneficios son realizados cuando las mujeres tienen que interactuar con las escuelas de sus hijos, con otras agencias de servicios sociales y, en especificamente, con el sistema de justicia penal.

"Cuando hablábamos de palabras que se necesitan usar cuando se comunique con la policía durante una de nuestras primeras talleres, una mujer joven se echó a llorar porque se acordó de la vez que tenía que llamar al 911 y no podía comunicarse", dijo Freedman. "Las clases de ESL generalizadas son maravillosos, pero estas mujeres también necesitan un lugar donde pueden hablar acerca de las necesidades específicas en relación con el idioma Inglés y la violencia doméstica."

Los talleres de ESL también abordan temas muy prácticos, como la solicitud de un permiso de manejar, las reglas de la ruta y pasar el examen de manejo, uno de los esfuerzos más recientes de la clase.


Doris Urteaga, Directora del Departamento de Consejeria y EsperanzaCT del DVCC.
Además de la ayuda con el inglés, DVCC ofrece a clientas, clases de conocimientos básicos de informática o computadora. Durante los últimos años, los talleres de inglés y las classes de computadora se han mantenida de forma consecutiva, después de las reuniones de grupos de apoyo en Stamford y Norwalk, para que las clientas puedan beneficiar de todo en un un formato cómodo "one-stop shopping". Recientemente, en respuesta a las solicitudes del cliente, clases de computación nocheras se han añadido en los dos lugares. Todos están orientados a ayudar a las personas afectadas por la violencia doméstica para que puedan desarrollar las habilidades y la confianza que necesitan para ser independientes. Y mientras que los talleres son informales, las clientas se sienten cómodas mientras prbando algo nuevo en un ambiente libre de amenazas y con apoyo.

"Hay otras personas que se prestan los mismos servicios y pr

obablemente haciéndolo de mejora forma, porque ese es su objetivo", dijo el Director Ejecutivo DVCC Rachelle Kucera Mehra. "Pero la realidad es que, por una variedad de razones, la mayoría de nuestras clientas no irán allí. Así que podemos decir a nuestras clientas, 'bueno, eso es su problema'. O podemos hacer algo al respecto."

Mientras que, alrededor de la mesa de conferencias, la discusión siguió con las formas en las que la gente podía cambiar las actitudes sobre la violencia doméstica en sus comunidades y también con maneras de detener la violencia en el hogar, una mujer ya no podía contener sus emociones y rompió - en Inglés - para darle las gracias a las maestras voluntarias y al personal DVCC.

"Cuando vine aquí por primera vez, me encontré con un gran problema", dijo María *, las lágrimas corriendo por su rostro. "A veces la gente no entiende. Otros lugares, las personas no tienen el tiempo. Aquí eso no es cierto. Todo el mundo escucha. Aquí, estoy muy feliz. Digo gracias por todo ".

La mujer sentada junto a María le frotó la espalda, otro ofreció un pañuelo de papel, y todas las mujeres alrededor de la mesa asintieron o murmuraron de acuerdo.

Despues Freedman aprovechó la oportunidad para decir que es muy importante apoyarse mutuamente y pedir ayuda.

"Y cuando dices la palabra " ayuda ", es muy importante para pronunciar la" p "al final. De lo contrario, se convierte en una palabra muy diferente ", dijo, sosteniendo un pedazo de papel con las dos palabras escritas.

Una vez más, sonrisas y risas impregnaba la salla, esta vez sin nervios o reserva.

* Los nombres han sido cambiados por seguridad.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir